El mundo de hoeman

"Da igual. Prueba otra vez. Fracasa otra vez. Fracasa mejor."

viernes, enero 02, 2009

Sobre Gascoigne y tantos otros

Uno de los futbolistas más talentosos y polémicos que ha dado Inglaterra en el último lustro, en apuros. No es el primero ni el último que ha tenido o tendrá problemas con el alcohol, una droga legal mucho más dañina de lo que se pretende hacer ver en la sociedad actual. El alcoholismo es una enfermedad de la que es muy complicado salir, como está viviendo en sus propias carnes Gascoigne. Las personas que más sufren no son los propios alcohólicos, sino los familiares o personas queridas ante la impotencia de no saber cómo actuar y la sensación de no poder hacer nada para ayudar. En un símil con un maltratador, que promete una y otra vez que no volverá a pegar, el alcohólico dice que nunca más volverá a beber. Pero la tentación es muy grande. Ya sabemos como termina la historia en ambos casos. A día de hoy parece que uno no puede divertirse sin beber alcohol, está bien visto ver como noche tras noche la gente se emborracha "para pasarlo bien". Que tire la primera piedra quien nunca lo haya hecho. El problema viene cuando cogerse borracheras se convierte en una tónica habitual, en esta circunstancia cada vez se está más cerca de que el alcohol te domine aunque se manifieste lo contrario -"yo controlo"-. Todos estamos expuestos a ello, una vez entras en esa espiral es muy complicado salirse de ella. Necesitas beber ya no sólo para divertirte sino para sentirte bien contigo mismo, la "droga social" se ha convertido en un arma mortífera que está haciendo mella en tu salud fisiológica -vía cirrosis principalmente-, pero sobretodo en la psicológica. El grado de dependencia es tal que resulta imposible salir y pedirte simplemente "una cocacola". Piensas y te autoengañas: "sólo una". Porque sabes que después de la primera vendrá otra copa y así sucesivamente. Hasta que no te puedas tener en pie. Habías cogido el coche porque no pensabas beber, ahora no vas a volver a casa en taxi. Pones en peligro no sólo tu vida sino la de los demás. Mientras tanto, las personas que te quieren se preguntan si te habrá ocurrido algo malo. Te llaman al móvil pero tu no contestas, y si lo haces, sin poder vocalizar palabra. Entonces te exigen que les digas donde estás para ir a recogerte pero te niegas, aumentando el nerviosismo y la impotencia de éstos. Terminan agotados, desquiciados, hundidos. Muchos incluso se apartan porque ven que son incapaces de ayudar y la tensión acumulada convierte su vida en un infierno. Si no pone remedio -además de mucha fuerza de voluntad, es imprescindible ayuda psicológica-, el alcohólico acabará solo. Sin darse cuenta habrá apartado de su vida a las personas que realmente le querían y miraban por él por irse de fiesta con unos "amigos" con los que no puede contar cuando realmente los necesita. Solo, en la barra de un bar día tras día, noche tras noche. Hasta la autodestrucción. Ojalá Gascoigne sea capaz de reconducir su situación, aunque parece poco probable.

Futbolistas: ídolos de muchos, son modelos a imitar para muchos jóvenes aunque la mayoría no debería serlo para nadie. La cara oculta del fútbol y en general de la vida, donde el dinero y la fama son valores primordiales para juzgar la felicidad de uno. Probablemente característica inherente al ser humano. Necesitamos alimentar nuestro propio ego. Cuanto más lo hacemos más grande se hace. Best dixit: "Gasté un montón de dinero en alcohol, chicas y coches rápidos. El resto simplemente lo malgasté."

[Video con algunos destellos y excentricidades de Paul Gascoigne en su carrera deportiva]

7 Comments:

  • At 5:39 p. m., enero 02, 2009, Blogger Little said…

    Permíteme que te corrja el título de la entrada porque en lugar de "Sobre Gascoigne y tantos otros" creo más conveniente que pusieses "Sobre Gascoigne y otros tontos".

     
  • At 6:01 p. m., enero 02, 2009, Blogger piterino said…

    Post-denuncia de varias cosas, no sólo el alcoholismo en sí, sino entre otras cosas el "borreguismo" general de la juventud de hoy en día. Yo tuve mi época de tomarme unas copas y agarrar alguna cogorza que otra, pero desde hace algunos años no bebo nada de alcohol destilado (no bebo en general, alguna cerveza de vez en cuando y punto): para el deporte es nefasto. Y si lo noto yo, imagínate un profesional ...

    Gazza es uno de tantos juguetes rotos de la fama, la fortuna y el éxito mal digeridos y peor encauzados. Su ejemplo debería servir para que otros mucho tomaran nota en su vida.

    Saludos.

     
  • At 6:25 p. m., enero 02, 2009, Blogger Marc said…

    Gran post, de una sensibilidad que el fútbol necesita.

    Uno de los principales problemas de todo esto es que tendemos a reírles las gracias (y las desgracias) a estos personajes, alimentando así su propia tragedia personal. Precisamente porqué el poder de sugestión de los grandes futbolistas es brutal el entorno del fútbol debería ser más cauteloso con estas cuestiones.

    Esto vale para el fútbol y para la vida.

     
  • At 8:00 p. m., enero 02, 2009, Blogger Pablo G. said…

    Dos asuntos:
    1) Una pena que gente que lo ha tenido todo en el deporte y en la vida acabe tan mal.

    2) Qué absurdo es beber para hacerte el mayor, para quedar de guay entre los amigos, porque pienses que te hace sentir mejor,etc..

    Saludos

     
  • At 9:02 p. m., enero 02, 2009, Blogger hoeman said…

    @ Little

    Bueno, pero creo que todos somos tontos en muchos aspectos de la vida.

    @ piterino

    Pues sí, esto va mucho más allá del alcohol, o al menos eso pretendía. Tb desmitificar esa visión que se tiene del alcohol como "inofensivo".

    @ marc

    Uno de los problemas es ese, encima parece que hay que reirle las gracias pq muchos buitres ya lo hacen, de forma pasajera e interesada, está claro.

    @ pablo g

    Pues sí.

     
  • At 5:06 p. m., enero 03, 2009, Blogger Tony Blas said…

    Salió su nota en diario deportivo de argentina. ¿Aumenta la leyenda?

     
  • At 7:42 p. m., enero 03, 2009, Blogger Alejandro said…

    Un grande Gazza que como tantos otros ha visto mermado su talento por el alcohol o las drogas. Jugadores como George Best, Jimmy y un largo etcétera le acompañan. Recuerdo alguna de sus violentas acciones, como el sillazo a un aficionado, pero en fin, entendemos que fue producto de la drogadicción.
    Es una verdadera pena que el fútbol, por otra parte, se vea manchado por este tipo de lacras. Una prueba más de que el futbol es un reflejo puro y duro de la sociedad actual.

     

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home